Hotel Palau lo Mirador 8.5 10 682
Información  

Historia del Palau lo Mirador

Saló Reial

Un lugar mágico donde hacer historia: El Hotel con Encanto Palau Lo Mirador es un edificio emblemático, documentado por primera vez en 1385, aunque sus orígenes se remontan al inicio de Torroella de Montgrí el siglo IX dC.

En este magnífico Palacio, ligado intrínsecamente a la villa de Torroella, se han desarrollado hechos importantes que forman parte de la historia de Cataluña.

Se le conoce como Palau Lo Mirador porque desde lo alto de la torre del edificio, que era el punto más elevado del pueblo, los señores del palacio podían observar y vigilar toda la llanura de la actual Empordà.

La familia que vivía en la primera casa fortificada eran los Torroella, que formaban parte del condado de Empúries, que concedieron generosos privilegios para atraer nueva población. En el siglo XIII el palacio se transforma en residencia de los condes de Barcelona debido a que Torroella de Montgrí pasó a ser villa real a partir de 1273. Esta fue una de las épocas de esplendor del Palau Lo Mirador.

Palau historia 1
Palau historia 2
Palau historia 3

Así, el rey Jaime I el Conquistador se hospedó aquí cuando iba de camino hacia el Consejo de Lyon. También Juan I, hijo de Pedro el Ceremonioso y hermano de Martín el Humano, conocido también con el sobrenombre del rey Cazador, pasó en el Palau Lo Mirador la última noche de su vida, junto con sus consejeros, entre ellos Bernat Metge, antes de morir de forma nunca suficientemente aclarada mientras cazaba en los bosques de Foixà en 1396.

La segunda gran época de esplendor del Palau Lo Mirador, la inició el marqués de Robert. Robert Robert i Surís al inicio del siglo XX quiso proyectó el edificio como residencia estival con aires de palacio gótico. El arquitecto novecentista Rafael Masó fue el encargado del proyecto de reforma de la casa solariega para convertirla en una casa de nobles. Utilizó elementos arquitectónicos de diferentes casas de Torroella propiedad de la familia de Robert como piedras, vueltas, capiteles ... con la voluntad de mantener el espíritu medieval del conjunto.

Venga a hacer historia en el reino de emociones. Venga el Palau Lo Mirador.